El Baluarte de Sta. María.

Es el tramo de muralla  más completo que se conserva en la ciudad y en su interior se encuentra el Colegio Público Lope de Vega. Está situado entre el baluarte de la Trinidad y de San Roque. Es conocido con el nombre de La Laguna porque sus proximidades se podían inundar con las aguas del río Rivillas.

Rodrigo Dosma, en el Siglo XVI cita la posibilidad de inundar todos los fosos de la muralla y convertir la ciudad en una especie de isla.

El baluarte de Santa María o de La Laguna fue duramente castigado en la Guerra de La Independencia, en 1812, cuando las tropas de Lord Wellington tomaron la ciudad y se situaron entre las actuales calles Rivillas y Ronda del Pilar, lugar donde se ubica uno de los cementerios de soldados ingleses muertos en esa fecha.

El Colegio.

El centro primitivo, edificado en junio de 1935, se ultima en marzo de 1936 en los albores de la Guerra Civil. El edificio, ocupa íntegramente el baluarte de la fortificación Vauban, o de Los Pinos, nombre con el que también es conocido el colegio.

Originariamente ocupaba una superficie construida de 2.322 metros cuadrados de los que 1.058 correspondía a espacios docentes, 94 a administración y dirección y el resto a servicios comunes y circulaciones.

Este edificio presentaba multitud de grietas, estando últimamente en continuo deterioro  como consecuencia de posibles corrimientos o asentamientos producidos por nivel freático de los terrenos de relleno sobre el que está edificado. Dada la ampliación de matricula, hubo que recurrir, en 1980, a la instalación de 4 unidades prefabricadas.

El edificio constaba de dos plantas  con un núcleo central de escaleras, ocupando el centro del baluarte y estaba dotado de comedor escolar y vivienda del conserje.

Ampliaciones.

En los años 80, el colegio es ampliado en dos fases de seis y cuatro aulas, que en la futura remodelación serían adaptadas para centro de infantil, pues no estaban afectadas por asientos en la estructura como el resto del edificio.

Ante la dificultad de cambiar la ubicación del centro, que estaba fuera de planeamiento al estar ubicado en zona verde, dejando sin dotación escolar a una zona populosa del casco antiguo, y la presión de la asociación de padres de alumnos, profesorado y movimientos ciudadanos, así como el cúmulo de problemas que soportaba el centro, y la peligrosidad del mismo puesta de manifiesto por los estudios geotécnicos presentados, se procede a su clausura.

Ubicación provisional.

Ante éstas circunstancias se traslada, durante tres cursos escolares al antiguo Asilo de Ancianos, actualmente desaparecido, en la Avda. de Pardaleras mientras duran las obras de adaptación y nueva construcción de un centro de 16 unidades de EGB y 6 de Infantil, que por un importe  inicial de 224.141.135 pts. es licitado el 01/12/1989 y adjudicado a la empresa constructora A.R.S.A. que empieza las obras del nuevo centro proyectado por los arquitectos Julián Prieto Fernández y José Manuel Rubalcaba el 23/03/1990, terminándose el 13/08/1991.

Características del nuevo centro.

La reconstrucción del antiguo Colegio Nacional "Lope de Vega", se realizó a partir de la conservación de los elementos aprovechables de la antigua estructura del edificio,  proyectándose otro, que desarrollado en dos cuerpos distintos, alberga los usos educativos que contenía el anterior.

Mediante la partición del edificio en dos, se separan funcionalmente los diferentes escalones educativos del centro, permitiéndose la visión del baluarte desde la Ronda del Pilar, favoreciendo en este fragmento de muralla la comprensión del antiguo sistema defensivo Vauban.

En esta actuación, se materializan algunas de las premisas más acertadas del Plan General de la ciudad para el tratamiento del sistema abaluartado Vauban